¿Elecciones por Whatsapp?

Ya estamos en campaña, el presidente del Gobierno de la nación Pedro Sánchez ha convocado las Elecciones Generales para el 28-Abril y sin solución de continuidad, las locales, autonómicas y europeas el 26-Mayo. 

Si disponemos ya de la tecnología para un e-voto seguro, testado por nuestras compañías españolas como Indra y Scytl, las cuales lo han implantado en países tan dispares como Venezuela o los Estados Unidos de América.

¿Por qué no lo utilizamos en España? Uno de los países con mayor número de smartphones per capita. ¿Por qué no votar por Internet? Los problemas de identificación no son un obstáculo infranqueable ya que podemos hacer uso del voto con presencia del elector en el colegio electoral siguiendo con la liturgia de la “fiesta de la democracia” o entrar de lleno en el siglo XXI y apostar por el voto transmitido por Internet ya sea desde el propio domicilio del votante o mediante dispositivos móviles a través de códigos personales o certificados electrónicos para la identificación del elector.

El verdadero problema no es tecnológico sino legal ya que se necesita la modificación de la Constitución española o simplemente la Ley Orgánica Electoral según algunos autores, en cualquier caso, ambas necesitan de grandes mayorías cualificadas en un Parlamento cada vez más fraccionado ideológicamente. Hay una demanda social favorable a este sistema, si puedo pagar la declaración de Hacienda con el móvil por qué no puedo votar con él. Me viene a la mente la idea de Zygmunt Bauman: “la desigualdad se instaló entre nosotros para quedarse y la élite política hace décadas que no habla el mismo lenguaje que la gente”.

¿Elecciones por Whatsapp? Sí, porque los partidos políticos han descubierto que con emociones se llega al votante, los mensajes cortos y virales son la gasolina en llamas que llega como un reguero de pólvora y moviliza. Han aprendido la lección de la exitosa campaña viral de Barack Obama (“Sin Internet no habría Obama”: Grufield) y el departamento de redes sociales se ha independizado del departamento de comunicación de los partidos políticos porque “la política es un terreno fértil para la aplicación del marketing viral, si se motiva a una masa joven, si mueves sus resortes emocionales, ellos transmitirán el mensaje”(Baclle).

Pero si quién te envía el mensaje viral por Whatsapp es tu cuñado o alguien de tu círculo cercano, no te cuestionas si es una “fake news” made in Russia, sino que te la crees y comulgas con ella como si fuera una escritura sagrada y la reenvías, ese es el caballo de Troya instalado en nuestra mente para “robar” nuestro preciado voto.

Pero hay una realidad incuestionable, la existencia de millones de jóvenes que quieren cambiar el mundo a golpe de teclear en sus smartphones, ya está más cerca votar por Whatsapp, nuestro íntimo espía. Estas elecciones, quizás se decida el ganador por la eficacia de los mensajes virales.

Francisco José Ricarte Trives

22/02/2019